"Ansiamos un mundo libre de tuberculosis que sabemos que lograremos con la voluntad política, técnica y financiera adecuada"

El Dr. Christopher Zishiri, Director de la Oficina de la Unión en Zimbabue, tiene una visión positiva del futuro, en gran parte gracias a la confianza que tiene en su equipo: "La Unión en Zimbabwe es un vibrante equipo de expertos residentes que brindan un valioso apoyo técnico a la respuesta nacional a la TB".

Altamente valorada por el Programa Nacional de Tuberculosis (TB), la Oficina de la Unión en Zimbabue lleva a cabo una serie de proyectos, el mayor de los cuales es Challenge TB, financiado por USAID. El Dr. Zishiri explica: "Tenemos cuatro áreas estratégicas de trabajo con la subvención Challenge TB que son: encontrar y tratar a las personas con TB que faltan; proporcionar servicios integrados de TB-VIH; llevar a cabo la gestión programática de la TB resistente a los medicamentos; e investigación operativa, monitoreo y evaluación continuos".

La Oficina de la Unión en Zimbabue también implementa actividades de detección activa de casos en comunidades de alto riesgo, utilizando camiones móviles equipados con rayos X digitales y máquinas GeneXpert, con el apoyo del Fondo Mundial, y a través de un enfoque puerta a puerta en la comunidad para encontrar a las personas que faltan con TB, con el apoyo del Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID, por sus siglas en inglés).

En este trabajo, La Unión ha sido capaz de proporcionar nuevas pruebas y tecnologías que han influido en la formulación de políticas en la respuesta nacional a la tuberculosis. El Dr. Zishiri dijo: "La Unión lideró el trabajo sobre las directrices de tratamiento de la tuberculosis en el país, llevando a cabo la encuesta nacional de prevalencia de la tuberculosis, la encuesta nacional sobre la resistencia a los medicamentos contra la tuberculosis y actualmente estamos trabajando en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los costos catastróficos del tratamiento de la tuberculosis a los que se enfrentan nuestros pacientes". También hay muchos ejemplos de cómo la evidencia está guiando las mejoras en el diagnóstico y el tratamiento. La Unión recientemente demostró cómo las mejoras en el uso local de los datos sobre la tuberculosis en el país estaban dando como resultado una mejor calidad de los datos y una mejor atención de la tuberculosis.

"La Unión también ha incluido la tuberculosis en la agenda política y de los medios de comunicación de Zimbabue a través del trabajo con miembros del parlamento y periodistas de salud, respectivamente".

El apretado calendario de la Oficina de Zimbabue significa que el Dr. Zishiri debe ocupar puestos técnicos y de liderazgo, gestionar las relaciones nacionales y mundiales, y coordinar las respuestas a las diversas solicitudes de financiación.

Pero a pesar de su apretada agenda, el Dr. Zishiri está decidido a volver a centrar la atención en los pacientes y las comunidades y está deseoso de transmitir el mantra de su equipo: "Nos despertamos todos los días para servir a la gente que sigue siendo el centro de nuestro trabajo".

Todos los proyectos en curso se centran en las personas, con un énfasis significativo en encontrar y tratar a personas con TB que no han sido diagnosticadas, muchas de las cuales se encuentran en comunidades de difícil acceso. En este aspecto, el trabajo de La Unión ha tenido mucho éxito, según cuantifica el Dr. Zishiri: "El país solía dejar pasar a más del 70 por ciento de todos los que tenían tuberculosis en el momento en que la Unión llegó a Zimbabue hace unos 10 años. Hasta ahora, esa cifra se ha reducido a cerca del 30 por ciento de las personas que siguen sin ser diagnosticadas. Esto es una gran mejora, pero claramente hay más por hacer".

Un progreso como este, según el Dr. Zishiri, se debe "a las buenas habilidades de liderazgo y gestión, a un equipo de oficina rigurosamente seleccionado y al trabajo en equipo". El Dr. Zishiri aporta al equipo su propio conjunto de habilidades únicas, muchas de las cuales se han obtenido trabajando en dos entornos muy diferentes. Antes de unirse a La Unión en 2013, el Dr. Zishiri había trabajado en el Reino Unido como consultor en medicina de salud pública en el Ayuntamiento de Birmingham. Allí, después de cinco años de formación especializada, obtuvo el cargo de miembro médicamente cualificado de la Facultad de Medicina de Salud Pública.

Antes de eso, el Dr. Zishiri había realizado más de doce años de trabajo clínico y de salud pública en Zimbabue, donde se desempeñó como Director Médico Provincial para el Ministerio de Salud y Cuidado Infantil en una de las diez provincias del país. También fue el coordinador nacional para el control del tabaco en Zimbabue y líder de la delegación de Zimbabue ante el Órgano Intergubernamental de Negociación sobre el Convenio Marco para las Negociaciones sobre el Control del Tabaco de la OMS en Ginebra, Suiza.

El Dr. Zishiri también puso a prueba, en nombre de la OMS, la respuesta nacional a la tuberculosis, el VIH y la malaria en el distrito de Bubi y formuló recomendaciones sobre las prioridades nacionales de respuesta en Zimbabue. Fue mientras se centraba en la tuberculosis como una de las principales prioridades de salud pública en Zimbabue que la enfermedad se convirtió en un área de gran interés para él.

Una base de experiencia tan amplia ha permitido al Dr. Zishiri hacer frente a la agitada agenda diaria de la Oficina de la Unión en Zimbabue, que se ha expandido bajo su dirección. Él prospera en el ambiente ocupado en el que está inmerso y se enorgullece de la capacidad de su equipo para proporcionar altos y continuos estándares de prestación de servicios. Él atribuye gran parte de esto a los altos niveles de camaradería del equipo: "El equipo de Zimbabue continuamente anima y levanta los espíritus de los demás: Estamos juntos en La Unión".

Sin embargo, todos necesitamos descanso y, en este sentido, el Dr. Zishiri elige una táctica completamente diferente: es criador de cabras Boer, una raza de cabras que se desarrolló en Sudáfrica a principios de los años 1900 para la producción de carne. Cuando no está proporcionando apoyo técnico a la respuesta nacional a la tuberculosis, se lo puede encontrar en su granja desarrollando razas robustas con su familia.

De cara al futuro, el Dr. Zishiri sigue siendo muy positivo: "Tenemos muchos retos por delante y el mundo de la tuberculosis tiene un nivel de incertidumbre muy alto. Este entorno pondrá a prueba mi capacidad de liderazgo, pero como miembro de La Unión, estoy orgulloso y confiado de que podemos manejar este cambio. Esperamos un mundo libre de tuberculosis que sabemos que lograremos con la voluntad política, técnica y financiera adecuada". 

 

Noticias