En el Día Mundial sin Tabaco, la Unión insta a los países a que se mantengan vigilantes ante las tácticas de la industria tabacalera

Hoy, la Unión apoya el Día Mundial sin Tabaco, que este año pone de relieve la repercusión mortal del tabaco sobre la salud pulmonar. La Unión hace un llamamiento para que se renueven los esfuerzos para reforzar el control del tabaco en todos los países e integrar el control del tabaco en los programas de promoción de la salud y de control de las enfermedades, medidas que son de vital importancia para prevenir los millones de muertes causadas por enfermedades pulmonares relacionadas con el tabaco cada año.

Además de ser una causa principal de enfermedades debilitantes no transmisibles como el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el tabaquismo es también un factor de riesgo importante para la tuberculosis (TB): la enfermedad infecciosa más mortal del mundo. En 2017, 1.6 millones de personas perdieron la vida a causa de la tuberculosis, y 10 millones de personas contrajeron la enfermedad. Se estima que más del 20% de la incidencia mundial de la tuberculosis puede atribuirse al tabaco. Un estudio sólido realizado en 2014 demostró que fumar con regularidad duplica el riesgo de que las personas que han sido tratadas con éxito contra la tuberculosis vuelvan a desarrollarla. Los fumadores con tuberculosis también tienen más probabilidades de morir a causa de la enfermedad. Ofrecer consejos y apoyo para dejar de fumar a los pacientes con tuberculosis es una estrategia que La Unión está utilizando  y que es fácil de adoptar y ha demostrado que salva vidas.

La manera más eficaz de proteger la salud pulmonar de las personas contra los daños del tabaco es mediante la implementación plena del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS y la adopción de las seis medidas MPOWER basadas en la evidencia. La Unión ha ayudado a más de 50 países a implementar políticas basadas en MPOWER, como las leyes de ambientes libres de humo, las advertencias sanitarias gráficas en los paquetes y las prohibiciones de la publicidad del tabaco, que han afectado a miles de millones de personas en todo el mundo.

Junto con nuestros socios de todo el mundo, la Unión ha hecho grandes progresos, pero con más de ocho millones de personas que siguen muriendo cada año a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco, no es suficiente.

"No podemos ignorar la abrumadora evidencia del impacto del tabaco en la salud pulmonar", dijo el Dr. Gan Quan, Director del Departamento de Control del Tabaco de La Unión. "También debemos permanecer vigilantes a los esfuerzos de la industria tabacalera para socavar las políticas de control del tabaco, especialmente a través de sus recientes tácticas de apropiación de las palabras ‘reducción de daños’ a través de nuevos productos como IQOS".

La interferencia de la industria tabacalera en la formulación de políticas sigue siendo una amenaza letal para la salud pulmonar. El aumento de los cigarrillos electrónicos y de los productos de tabaco calentados como IQOS, están siendo promovidos por las grandes tabacaleras como alternativas más seguras al tabaquismo, pero no sabemos cuál puede ser el impacto a largo plazo de estos productos en la salud pulmonar. El líquido utilizado en los cigarrillos electrónicos, por ejemplo, contiene muchas toxinas que pueden causar enfermedades pulmonares como EPOC, cáncer de pulmón y asma, y ni hablar de las enfermedades cardiovasculares.

La evidencia disponible indica que estos nuevos productos de tabaco no están libres de riesgos, pero están siendo comercializados agresivamente como tales en países de ingresos bajos y medios, donde las políticas de control del tabaco aún no son lo suficientemente fuertes o no están suficientemente bien implementadas para proteger a los no fumadores y a los jóvenes.

Dr. Gan Quan dijo: "la reciente campaña lanzada por Phillip Morris International (PMI) para rebautizar el Día Mundial sin Tabaco como Día Mundial sin Fumar no sólo revela su indiferencia hacia los millones de personas que sufren de enfermedades causadas por los productos del tabaco sin humo, sino que también nos recuerda que esta es simplemente otra táctica de PMI para promocionar sus productos mortales".

En la actualidad, el mundo no está bien encaminado para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de reducir en un tercio para el año 2030 las muertes prematuras causadas por enfermedades no transmisibles, y todavía estamos muy lejos de poner fin a la epidemia de tuberculosis. Para lograr estos hitos, debemos estar cada vez más vigilantes a las tácticas taimadas de la industria tabacalera, y el control del tabaco debe ser una prioridad para los gobiernos y las comunidades de todo el mundo.

 

Noticias