La Unión felicita al Gobierno de Brasil por sus esfuerzos para que la industria tabacalera sea legalmente responsable de los daños que causa.

La Unión ha acogido hoy con satisfacción la presentación de una demanda por parte del Gobierno de Brasil contra British American Tobacco (BAT) y Philip Morris International (PMI) con el fin de recuperar los costos pagados por el sistema de salud pública para tratar todas las enfermedades relacionadas con el tabaquismo durante los cinco años anteriores.

El tabaco es la primera causa de muerte evitable en el mundo y representa el 12.6 % de las muertes anuales en Brasil. La carga de salud que lleva el consumo de tabaco crea una presión significativa en el sistema de salud brasileño, que ya lucha por responder eficazmente a todas las necesidades de salud de Brasil. Cada año, 1.1 millones de brasileros se enferman debido a causas atribuibles al tabaco, incluyendo enfermedad cardíaca, EPOC, neumonía, accidente cerebrovascular, y cánceres. La enfermedad del tabaco le cuesta a Brasil 17,000 millones de dólares al año en costos directos e indirectos, mientras que la industria sólo paga 3,500 millones de dólares en impuestos. El análisis de atención médica demuestra que los impuestos pagados por las compañías tabacaleras ni siquiera cubren un tercio de los costos sanitarios relacionados con el consumo de tabaco.

La presentación de este litigio por parte de Brasil reconoce la enorme presión que el tabaco ejerce sobre el sistema de salud y cumple con el compromiso del gobierno con el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), el primer tratado internacional de salud pública negociado bajo el auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El artículo 19 del CMCT establece que las partes comprometidas con el convenio considerarán la adopción de medidas legislativas o la promoción de sus leyes existentes, cuando sea necesario, para abordar la responsabilidad penal y civil, incluyendo la indemnización cuando corresponda.

José Luis Castro, Director Ejecutivo de La Unión, dijo: "Brasil es un claro ejemplo de cómo el compromiso político y el trabajo multisectorial garantizan que el CMCT se convierta en realidad. Durante mucho tiempo, la industria tabacalera se ha beneficiado de los consumidores brasileños, engañándolos sobre los daños para la salud causados por el tabaco. Las compañías deben rendir cuentas e indemnizar a los afectados por sus acciones".

Los tribunales de EE.UU. y Canadá ya han dictaminado que las compañías tabacaleras son responsables de los costos de atención médica en casos anteriores. La Unión espera que esta medida adoptada por Brasil siente un nuevo precedente y haga un llamado a todos los países de América y del mundo para que demanden sin temor a las compañías tabacaleras.

Gan Quan, Director de Control del Tabaco de La Unión, dijo: "Brasil ha sido un líder regional en el control del tabaco durante más de dos décadas y ha logrado reducciones sostenidas en las tasas de tabaquismo entre los adultos, de 35 % en 1989 a 10 % en 2015. Este litigio fue el componente que faltaba en los esfuerzos de control del tabaco de Brasil: hacer que la industria tabacalera sea responsable de los daños causados por el tabaco".

El tabaco mata a unos 6 millones de personas en todo el mundo cada año, tanto por el consumo directo como por la exposición al humo de segunda mano. Al menos un millón de estas muertes ocurren en América.

La Unión, a través de Bloomberg Philanthropies, ha financiado varios proyectos sobre el control del tabaco en Brasil desde 2007.

 

Noticias