Un estudio de la Unión en Myanmar estimula la mejora de la atención específica para adolescentes en los programas de atención de VIH

La mejora de los servicios de atención a los adolescentes que viven con VIH ha aumentado la retención de los jóvenes tratados a través del Programa de Atención Integrada al VIH (IHC, por sus siglas en inglés) de la Unión en Myanmar. La necesidad de tales iniciativas fue destacada en un estudio de la Unión recientemente publicado, el cual mostró que los adolescentes que viven VIH en el programa IHC tuvieron peores resultados en comparación con los niños más pequeños tratados a través del programa. Los resultados subrayaron la necesidad de centrar la atención en la prestación de atención adicional a los adolescentes que viven con VIH, algo que ya había dado lugar a una serie de cambios en la práctica de IHC.

Con este fin, la Unión ha apoyado la creación de servicios de asesoramiento, educación entre pares y grupos de apoyo y actividades de clubes juveniles. Con un enfoque particular en los adolescentes - aquellos entre 10 y 19 años de edad - el Programa IHC proporcionó capacitación sobre el virus del VIH, la prevención de la transmisión, el tratamiento antirretroviral y sus efectos secundarios, y la nutrición. Se apoyó a los participantes para que formaran la Red de Voluntarios de Jóvenes que Viven con VIH. Ya formado, el grupo se reúne mensualmente, con líderes juveniles y oficiales médicos de IHC que ofrecen actividades grupales, discusiones, educación y asesoramiento entre pares. Se imparte a los adolescentes una "formación de actualización" continua sobre su base de conocimientos sobre el VIH, su adhesión al programa y el aprendizaje de aptitudes para la vida sana. Se está planificando la ampliación de estas actividades a otros sitios de IHC donde se lleva a cabo la atención pediátrica del VIH.

Otros servicios que se ofrecen a los adolescentes incluyen un mejor asesoramiento sistemático sobre la revelación de información, y se ofrece una nueva capacitación anual a pediatras y trabajadores médicos y sociales para que actualicen sus conocimientos sobre la atención y el asesoramiento pediátrico y de adolescentes en relación con el VIH. Estas actividades se llevan a cabo junto con otras iniciativas a largo plazo, como los "Días de diversión" anuales.

Estas iniciativas fueron creadas por administradores de programas conscientes del desafío de retener a los adolescentes en la atención del VIH. La magnitud del problema fue cuantificada recientemente en un artículo, publicado en Journal of Epidemiology and Infection, por Thurain Htun y un equipo íntegramente de la Unión. El estudio analizó la tasa de deserción de los adolescentes que viven con VIH que reciben terapia antirretroviral. La tasa de deserción se refiere a la tasa de adolescentes que se pierden durante el seguimiento o mueren.

Los resultados del estudio, que analizaron los datos de rutina sobre los adolescentes en la atención del VIH entre julio de 2005 y junio de 2017, indicaron que las tasas de deserción fueron más altas durante los primeros uno o dos años, debido al diagnóstico tardío y a la inscripción tardía en el tratamiento, y después de cinco o seis años de tratamiento, lo que indica una inmunidad menguante o una eficacia reducida del tratamiento antirretroviral.

Estudios anteriores muestran que los adolescentes que viven con VIH se enfrentan al estigma y la discriminación que pueden obstaculizar el seguimiento regular de la terapia antirretroviral. La evaluación y el tratamiento de las razones específicas del contexto para la inscripción tardía, la presencia o ausencia de fracaso virológico y otros aspectos psicosociales que impiden a los adolescentes continuar con la terapia antirretroviral en el entorno es un área que requiere investigación adicional.

Este es el primer estudio de Myanmar que describe la retención de adolescentes en la atención del VIH durante un período de 12 años. En comparación con los estudios realizados con adolescentes en países africanos, la tasa general de deserción fue relativamente más baja en Myanmar, lo que indica una mejor organización y/o prestación de servicios en el marco del Programa IHC.

Sin embargo, las tasas de deserción más altas para los adolescentes que reciben tratamiento antirretroviral con IHC que para los niños, refuerzan la necesidad de diseñar y brindar atención adicional adaptada a las necesidades de los adolescentes, teniendo en cuenta obstáculos tales como el acceso a la atención de la salud y la disponibilidad de apoyo psicológico, la capacitación de los trabajadores de la salud en cuestiones de atención de la salud de los adolescentes y el apoyo durante la transición de la atención pediátrica a la atención adulta.

A través de la recolección y evaluación regular de datos como este, el Programa IHC puede controlar el progreso, abordar las brechas en la atención, asegurar resultados de salud positivos y construir un programa de alto rendimiento.

El Programa IHC ha estado implementando atención del VIH en Myanmar desde 2005, proporcionando tratamiento antirretroviral a más de 30,000 pacientes. El programa IHC trabaja en colaboración estrecha con el Programa Nacional de SIDA, el Departamento de Salud Pública y el Ministerio de Salud, con financiación de Total E&P Myanmar y el Fondo global para la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

 

Noticias