Un nueva era para la tuberculosis mundial: hacer que los líderes sean responsables por sus promesas

Lea la editorial de los líderes de La Unión, en la que que se destacan los próximos pasos de los líderes en la tuberculosis, que se publicó en La Revista Internacional de Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias:

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de septiembre fue un momento histórico para la tuberculosis (TB). Por primera vez, la ONU reunió a los jefes de estado y gobierno en una Reunión de Alto Nivel para luchar contra la TB, en la que se elaboró una declaración política de la ONU sobre la TB.[1] El compromiso político, con los recursos adecuados, es esencial para alcanzar la estrategia para Terminar con la TB.[2] El mundo ahora tiene un marco político global de la TB ratificado por los más altos niveles del gobierno que incluye objetivos que se deben cumplir antes de 2022, un período de tiempo relevante para los líderes nacionales que actualmente están prestando servicio.

Entre otras promesas, los líderes se comprometieron a:

  • tratar de manera exitosa a 40 millones de personas con TB, incluidos 3.5 millones de niños y 1.5 millones de personas con TB resistente a fármacos
  • proveer terapia de prevención de la TB para 30 millones de personas, incluidos 4 millones de niños de menos de 5 años
  • incluir la TB infantil en la agenda de supervivencia de niños y proveer atención de la TB basada en la familia
  • avanzar en todas las áreas de innovación, incluido el apoyo de The Life Prize y de la Red de Investigación de la TB de los país del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), necesarias para ofrecer nuevas herramientas para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la TB
  • apoyar un enfoque basado en los derechos humanos hacia la TB global
  • movilizar US$13 miles de millones por año para la atención de la TB, y US$2 miles de millones por año para la investigación y el desarrollo de la TB.

La mayor desventaja de la declaración política es que no creó un mecanismo independiente para que los líderes sean responsables por el éxito o por brindar los recursos necesarios. Para que los líderes sean responsables, sugerimos que la comunidad de la TB tome las siguientes acciones colectivas:

Lanzar una campaña de defensa antes de 2022 que defienda el progreso hacia los objetivos de nivel nacional derivados de los objetivos generales de la declaración. La campaña debe involucrar la participación política directa, las relaciones con los medios de comunicación, el uso inteligente de los datos e historias persuasivas. Las cada vez más grandes redes de defensa de los sobrevivientes de la TB—que incluyen TB People, We Are TB y TB Proof—deben estar en el frente de la defensa y deben ser fomentadas hasta que incluyen sobrevivientes involucrados en cada país.

Involucrar a nuevos socios. En el Informe Mundial de la Tuberculosis 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se muestra que la desnutrición, el virus de la inmunodeficiencia humana, el fumar tabaco, la diabetes y el uso dañino del alcohol son los factores subyacentes en la mitad de la incidencia de la TB.[3]

Necesitamos hacer causa común con estas comunidades. Elevar la prevención de la TB como una prioridad de defensa, comenzando con un análisis rápido y rutinario de los contactos de la vivienda. Uno de cada cuatro contactos de cada vivienda de menos de cinco años se analizaron para detectar TB en 2017, y solo la mitad de los países con alta carga de TB-VIH están informando datos sobre contactos en vivienda con VIH que recibieron la terapia preventiva el año anterior.

Cambiar el Día Mundial de la TB por la declaración que marzo sea el Mes de la Prevención de la TB. Esto generará más tiempo y oportunidades para la defensa y la participación comunitaria. Los jefes de estado y gobierno tienen las plataformas más visibles en sus países. También tienen numerosas responsabilidades. El Mes de la Prevención de la TB dará más tiempo para campañas locales y nacionales, la participación comunitaria y la participación de los jefes de estado que se acaban de comprometer en alcanzar logros históricos contra la TB.

Después de la Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre la TB, la comunidad mundial de la TB se enfrenta a una oportunidad sin precedentes para movilizar la acción política y social contra la TB. Debemos aprovecharla juntos.

Declaración del Dr. Jeremiah Chakaya Muhwa, José Luis Castro, Paul M. Jensen y la Dra. Paula I. Fujiwara 

Referencias

1. United Nations. Political Declaration on the Fight against Tuberculosis. Co-Facilitators’ revised text, 11 September 2018. New York, NY, USA: UN, 2018. https://www.un.org/pga/72/wpcontent/uploads/sites/51/2018/09/Co-facilitators-Revised-textPolitical-Declaraion-on-the-Fight-against-Tuberculosis.pdf Accessed October 2018.

2. World Health Organization. Global strategy and targets for tuberculosis prevention, care and control after 2015. EB134/12. Geneva, Switzerland: WHO, 2013. http://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/EB134/B134_12-en.pdf?ua¼1 Accessed October 2018.

3. World Health Organization. Global tuberculosis report, 2018. WHO/CDS/TB/2018.20. Geneva, Switzerland: WHO, 2018. http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/274453/9789241565646-eng.pdf?ua¼1 Accessed October 2018.

Noticias